Inseminación intrauterina

La inseminación intrauterina es una técnica simple, eficaz, no invasiva y con buena tasa de embarazos. Consiste en colocar directamente en la cavidad uterina una muestra de espermios, previamente preparados en el laboratorio, con el fin de aumentar la probabilidad de que ocurra la fecundación del óvulo. Para esto es necesario sincronizarlo con la ovulación en la mujer.

Para aumentar las tasas de embarazo se estimulan los ovarios con hormonas y se controla la ovulación, para determinar el mejor momento de la inseminación.

Tipos e indicación

Homóloga (con espermios de la pareja)

Infertilidad de origen desconocido

Mujer con problemas de ovulación

Alteraciones anatómicas del cuello uterino

Hombre con alteraciones leves en el semen

Heteróloga (con espermios de un banco de semen)

Ausencia de espermios en el semen y testículos

Enfermedades hereditarias del hombre

Mujeres sin pareja masculina

Procedimiento

¿Cuál es la probabilidad de éxito?

Las tasas de éxito de embarazo descritas, utilizando estimulación ovárica, están alrededor del 15-20% por ciclo. Estas tasas se incrementan a medida que aumenta el número de ciclos, es decir son acumulativas, llegando a una tasa de embarazo cercana al 45% con 4 ciclos o más.

¿Quieres saber más?

Puedes ver más sobre este tratamiento en el siguiente PDF

Más información en estos sitios externos

Vídeos del Atlas de Reproducción Asistida

Sociedad Americana Medicina Reproductiva

Sociedad Española de Reproducción